The Barcelona Call for Local Empowerment in the Mediterranean

Los ciudadanos de los países árabes ribereños del Mediterráneo estánexigiendo participar y ser determinantes en la construcción de una verdadera transición democrática. El Alcalde de Barcelona en la obertura de la Conferencia de Estrategias de Desarrollo Urbano ha manifestado "No podemos permanecer en silencio, no podemos quedar parados".Dirigentes de ciudades árabes se han reunido en Barcelona y han dadoa conocer sus demandas urgentes y su interés en encontrar nuevas vías para dar competencias a la administración local de sus países, de forma que el desarrollo de los países árabes pueda hacerse desde la base.

En la Conferencia, celebrada el 14 y 15 de marzo, organizada conjuntamente por el Ayuntamiento de Barcelona, el Centro para la integración del Mediterráneo (CMI), Medcities y el Area Metropolitana de Barcelona, alcaldes de ciudades de ambas riberas del Mediterráneo, así como expertos de organizaciones internacionales y entidades de financiación de proyectos (Cities Alliance, Caisse des Dépots francesa, el Banco Mundial, la Agencia de Desarrollo Francesa, GIZ –agencia alemana-, el Banco Europeo de Inversiones, CGLU (ciudades unidas para el desarrollo local) así como el PNUD –Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo- han acordado las siguientes prioridades:

  • Los ciudadanos han de participar en la formulación de políticas urbanas. Es imprescindible contar con la sociedad civil y la juventud, como se ha reclamado insistentemente, asegurando una mayor participación en las instancias decisorias.
  • Las ciudades han de ser el vehículo para la innovación y el intercambio de conocimientos y así como para lidearar nuevas oportunidades para las empresas locales y para la creación de nuevos puestos de trabajo.
  • La planificación urbana estratégica es necesaria para garantizar una mejor prestación de servicios, especialmente en una región con alta asentamientos informales y empleo informal.
  • El cambio climático y el crecimiento verde de las ciudades requieren tanto la prevención y gestión de riesgos como la planificación a largo plazo.
  • Una mejor gobernanza y unos marcos financieros más fuertes en las ciudades deberían promover una fuerte asociación entre el sector público y el sector privado emergente, así como generar cambios en el contexto nacional que ha de permitir el desarrollo local.
  • Intercambio de experiencias de aprendizaje entre las ciudades es clave para proporcionar el apoyo necesario a los funcionarios de los gobiernos locales.

Los 180 participantes en la Conferencia procedentes de todo el Mediterráneo, han pedido un enfoque de abajo arriba. Si bien la experiencia mundial ofrece muchas lecciones y buenas prácticas, los ciudadanos de las ciudades árabes exigen tener su propia vía. En la reunión de Barcelona, representantes oficiales, gobiernos, agencias de desarrollo, redes de ciudades e instituciones financieras han coordinado su voz para aportar soluciones concretas para la planificación estratégica de las ciudades. Esta debe ser, en última instancia, una herramienta para facilitar el acceso a la ciudadanía.

Las transformaciones socioeconómicas y políticas sin precedentes en los países mediterráneos del sur ofrecen una oportunidad histórica única. Aunque el conocimiento existe, es necesario reforzar el intercambio de muchas más experiencias, la formación de electos así como de los funcionarios técnicos –muchos de ellos nuevos-, y la incorporación y participación del sector privado, así como la movilización de la sociedad civil. MedCities y el CMI actúan, en cooperación con sus socios, como una plataforma abierta con el fin de movilizar la capacidad y recursos de todo tipo para ampliar una respuesta que promoverá un enfoque innovador e integrador.

DECLARACIÓN DE BARCELONA

Los organizadores de la Conferencia 2011 de Barcelona sobre las Estrategias de Desarrollo Urbano en el Mediterráneo,manifiestan que:

ATENDIENDO a las conclusiones de la Conferencia y la expresión de las necesidades expresadas en Barcelona relacionadas con las competencias y medios escasos, se reconoce que las áreas urbanas son incubadoras del desarrollo económico y social de los países de la Región Mediterránea y juegan un papel decisivo en los procesos de transformación en curso;

ATENDIENDO al contexto regional excepcional;

NOS COMPROMETEMOS a unir nuestros esfuerzos y manifestamos la necesidad de acometer las siguientes tareas:

A la Unión Europea y a la Unión por el Mediterráneo:

Crear un amplio programa de apoyo a los países ribereños del Mediterráneo para dar respuesta a las demandas de sus ciudadanas y ciudadanos.

Para los países ribereños del Mediterráneo:

Iniciar y reforzar la descentralización de su sistema institucional, con el objetivo de aumentar el poder local y municipal, las competencias y los recursos tanto humanos como financieros a disposición de las ciudades. Desarrollar políticas nacionales para impulsar los sistemas de planificación estratégica para el desarrollo urbano sostenible basado en el liderazgo de los municipios, el apoyo del gobierno y la participación público-privadas (en sociedades de economía mixta). 

A los poderes locales:

Establecer sistemas para desarrollar un futuro para cada ciudad, que debe diseñarse y llevarse a cabo con una fuerte participación de los agentes locales. Reforzar las asociaciones nacionales de los electos locales y desarrollar la cooperación triangular Norte-Sur-Sur.
Trabajar coordinadamente tanto a nivel local, como regional y nacional entre las ciudades, las instituciones de transmisión de conocimiento y los agentes financieros.